Carro de compra
it-store
Bienvenidos a Máxima
Reservar Cita
02 Feb

Mantener los zapatos de seguridad en buen estado es imprescindible para que perdure la seguridad y la durabilidad de éste, dado esto lo ideal sería limpiarlos después de cada uso.

 

La limpieza y mantención se debe realizar exclusivamente a mano con los métodos que describimos a continuación:

  1. Limpieza: No lavar en la lavadora, sino más bien a mano. Elimine la suciedad con un paño ligeramente húmedo o un cepillo (húmedo o seco). Recomendamos no utilizar un cepillo de cerdas duras, debido a que pueden rayar el cuero.Además, es importante tratar el cuero de forma regular con un producto diseñado para este, como betún para calzados.Para ello, se debe pasar la pomada por toda la superficie de cuero, procurando lustrar el calzado uniformemente sin dejar manchas de producto.
  2. Secado: Secar en una habitación cálida, pero sobretodo lejos de una fuente de calor, ya que puede dañar o deformar el cuero.
  3. Mantenimiento: Repetir el proceso una vez por semana y guardar el zapato en un lugar fresco. Evitar la humedad y mantener siempre seco el interior del calzado para evitar infecciones, hongos y bacterias.

Cuidados generales de los zapatos:

  • Cordones: Lavar a mano.
  • Plantilla interior: Lavar a mano con agua fría o tibia (no más de 30°C),
    evitando la inmersión total en agua. La parte de tejido se puede limpiar con
    la ayuda de un cepillo de cerdas suave o un cepillo de dientes en desuso
  • Suela: Lavar con una esponja con agua fría o tibia (no más de 30°C) y
    detergente neutro.

Recomendaciones:

  • Reemplazar los zapatos de seguridad después de un accidente.
  • Cambiar los zapatos de seguridad por zapatos casuales inmediatamente
    después del trabajo.
  • Colocar los zapatos en ambientes con buena ventilación, para liberar la
    humedad de la transpiración que ha absorbido.
  • Si los zapatos llegan a mojarse interiormente, retire la plantilla, séquelos con
    papel hasta que absorba la mayor cantidad de humedad posible, y deje que
    se sequen lentamente en un ambiente con buena ventilación.
  • Si no usas los zapatos por un tiempo, guárdalos en un lugar bien ventilado y
    alejado de fuentes de calor.

OTROS ARTÍCULOS RELACIONADOS

Regístrate y obtén las últimas ofertas de Máxima